El lado oscuro de un blog WordPress.org: ¿Qué retos te esperan?

Foto Víctor artículos
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Este es un artículo de autor invitado: Berto López

Creo que a estas alturas nadie discutirá que WordPress.org es, de largo, la plataforma de blogging más potente que existe.

Además, por si esto fuera poco, crear un blog con WordPress.org, es decir, instalar y poner en marcha un blog WordPress en un servidor de hosting propio hoy en día resulta bastante sencillo, incluso para personas sin conocimientos técnicos.

Blog en wordpressDerechos de la imagen: Fotolia

Pero es esto precisamente también un problema porque transmite una sensación de simplicidad equivocada porque, en la realidad, las cosas no serán siempre tan sencillas. Descubrirás que tu relación con WordPress.org es como una luna de miel: al principio todo es idílico y poco a poco vas aterrizando en la realidad con todos sus problemas.

Esto es así porque en WordPress.org eres tú quien tiene que asumir también la parte técnica del hosting de la aplicación de WordPress, tarde o temprano llegarán problemas técnicos que sin la preparación adecuada se te pueden complicar mucho.

La consecuencia de esto es que más de una vez te pasarás dándote cabezazos durante horas o días hasta dar por fin con la solución, si es que das con ella, horas que le faltarán a tu blog o a tu negocio y pueden llegar a generar una frustración importante, en un extremo, incluso hacer que te plantees abandonar tu proyecto.

No me interpretes mal, no estoy intentando ahuyentarte de WordPress.org, nada más lejos de mis intenciones, simplemente observo que cuando se recomienda esta plataforma por ser la mejor que existe se suele hablar mucho de sus virtudes y demasiado poco de las dificultades que implica, especialmente si no tienes un perfil técnico.

Tabla de contenidos

5 retos típicos que vas a tener que afrontar en tu blog WordPress.org

Por ese motivo, en este post te trazaré un mapa de los retos que te esperan con un blog WordPress con hosting propio y cuál es el mejor camino para tomar contacto con esta plataforma según tu perfil porque créeme, si tu proyecto de blog funciona, tarde o temprano desearás usarla.

¿Cuáles son entonces esos retos que te encontrarás con WordPress.org?

1.     La creación inicial del blog

Como decíamos, la puesta en marcha inicial de un blog WordPress.org no es muy complicada, pero sí hay un punto crítico donde realmente puedes meter la pata a fondo: la correcta elección de tu proveedor de hosting, especialmente que no se te ocurra la feliz idea de escoger un hosting gratuito para un proyecto de blog “serio”.

Si estás muy pez, es verdad que al principio te encontrarás con unos cuantos conceptos que te sonarán a chino mandarín, pero la instalación es un proceso de minutos y hay muchos tutoriales en YouTube como el que viene a continuación que la explican perfectamente.

Si, además, quieres profundizar en los conceptos esenciales del hosting (que es un servidor de hosting, qué es un DNS y cómo apuntarlo a tu servidor, etc.), hay material a raudales en Internet que lo explica muy bien.

En fin, la creación inicial del blog es, en principio, un reto relativamente pequeño. Se vuelve un poco más exigente si no quieres crear un blog desde cero, sino migrar un blog existente de Blogger o desde WordPress.com, pero migrar a WordPress con las instrucciones adecuadas, tampoco es nada de otro jueves, simplemente trabajo.

2.     Pérdida de información por desconocimiento

La gran mayoría de los bloggers se olvidan de hacer buenas copias de seguridad.

Es cierto que los proveedores (normalmente) las hacen, pero descubrirás cosas como que las hacen solamente una vez a la semana, que las hacen mal, etc.

Y luego otro punto para reflexionar:

¿De verdad  quieres confiar la continuidad de tu blog enteramente a tu proveedor…? 

Con un plugin gratuito como el excelente BackWPup y echando un poco de cariño tendrás unas copias de seguridad automáticas estupendas.

Cuatro consejos importantes:

  • Configura siempre copias automáticas (si no, se te acabarán olvidando)
  • No las dejes en el servidor como hacen muchos… ¿De qué te sirven si pretendemos protegernos precisamente de que el servidor se vaya al garete…?
  • Prueba hacer una restauración las copias (eso sí es un poco más reto…), pero con otra cuenta. Es decir, no pongas en riesgo tu blog machacándolo con la restauración de la copia. No te cuento si la copia está mal hecha y machacas tu blog con ella… Así que para probar esto te recomendaría probar, por ejemplo, con un hosting gratuito que para este tipo de aplicaciones sí que está muy bien. En YouTube encontrarás también muchos tutoriales que te explican cómo restaurar copias de seguridad.
  • Como medida adicional, te recomiendo que cada x meses hagas manualmente una copia especial con el plugin Duplicator, tiene, además, la gran ventaja de que estas copias son muy fáciles de restaurar y así tienes una serie de “fotos” de tu blog en diferentes momentos en el tiempo que es algo que algún día te puede resultar útil.

Además, el plugin BackWPup te permite enviarlas a servicios en la nube como DropBox o SugarSync que son una vía excelente para almacenarlas. Así, incluso aunque caiga una bomba atómica en las instalaciones de tu proveedor, siempre tendrás tu blog a salvo.

Total, como ves, aquí, en realidad, el único reto es que sepas estas cosas y tengas el rigor suficiente para hacer tus deberes. Pero si no eres consciente de ellas la puedes liar parda cuando tu blog, después de 5 años de trabajo, un buen día simplemente desaparezca para siempre tras una incidencia “gorda” en tu proveedor y éste se descuelga con que por problemas técnicos no pueden recuperar la copia de seguridad de tu sitio o, al menos, ninguna reciente.

3.     Mantenimiento: actualizaciones y errores

La increíble cantidad de temas y de plugins de los que dispones para WordPress.org han hecho de esta plataforma lo que es hoy en día, pero también tiene su lado oscuro.

Los temas y plugins, al igual, que el núcleo de WordPress, se actualizan permanentemente

Hasta aquí bien, WordPress te notifica las actualizaciones, haces clic en “actualizar”, el plugin o tema en cuestión se actualiza en unos segundos, y listo… Si no fuera porque de vez en cuando con las actualizaciones vienen también “bugs” (“bichitos” en inglés, es decir, errores).

La gran mayoría son inocuos, normalmente son cosas pequeñas de las que ni te das cuenta directamente o que afectan solamente a algún detalle que se puede tolerar temporalmente hasta la siguiente actualización. Pero alguna vez puedes llegar al extremo de que te toque “la pantalla blanca de la muerte de WordPress” y eso, si no estás preparado asusta un rato porque tu blog aparentemente desaparece. Probablemente tampoco puedas acceder a la pantalla de administración y sin algo de base técnica no tendrás ni pajolera idea de cómo meterle mano a esta situación, salvo que hayas leído algún post sobre el tema como el del anterior enlace o hayas hecho un curso que hable de estas cosas. Y mientras tanto, tu blog muerto…

4.     Mantener un buen rendimiento del blog

Otro de los puntos que más te va a costar o del que no vas a ser ni siquiera consciente si no te formas adecuadamente en esta materia, es la optimización del rendimiento de tu blog.

Un hosting económico de buena calidad puede aguantar un blog WordPress sin optimizar con varios cientos de visitas al día sin tener problemas de caídas, aunque es una cifra un tanto relativa porque depende también de otros factores como los plugins que tengas instalados.

Sin embargo, incluso sin tener prácticamente tráfico, la carga de las páginas tu blog va a ser mucho más lenta y eso es algo que se traduce directamente en un mayor % de rebote o lo que es lo mismo: en perder lectores.

Velocidad de carga optimizada
Velocidad de carga de Ciudadano 2.0 con el blog optimizado.

Hazte a la idea de que con tiempos de carga superiores a tan sólo un segundo (!) aproximadamente ya empiezas a perder lectores que abandonan tu blog antes de haber llegado a ver la página. Con 4 o 5 segundos la cosa ya se convierte en una auténtica sangría como puedes ver aquí, eso, sin contar el perjuicio a nivel de SEO porque, como posiblemente ya sepas, para Google la velocidad de carga de las páginas es un criterio de posicionamiento.

Tener o no optimizado el blog puede significar perfectamente pasar de esos 2 segundos a 7 u 8, una barbaridad como podrás comprobar con los datos anteriores.

Fíjate la diferencia que hay simplemente entre tener o no una caché bien configurada. En la captura de arriba dónde puedes ver una medición del blog de Ciudadano 2.0 con la caché activada y en la captura un poco más abajo con una medición de la misma página sin caché.

Así que como ves, incluso con poco tráfico, en un blog WordPress.org deberías optimizar el rendimiento desde el primer día para no perder lectores y posiciones en Google. Aparte de conocer esta necesidad, hay que saber hacerlo porque hacerlo bien no muy complicado, pero tampoco trivial.

Pero, además, llegado a un umbral de tráfico que generalmente se sitúa en torno a unos pocos cientos de visitas las cosas se precipitan porque un blog configurado por defecto, sin las oportunas medidas de optimización tiene una especie de punto de colapso que es un determinado número de visitas a partir del cual el rendimiento de tu blog caerá en picado.

Sin embargo, el otro lado de la moneda es que con un blog bien optimizado, incluso con un plan de hosting básico (si el proveedor el bueno) un blog puede soportar miles de visitas al día.

Velocidad no optimizada
Velocidad de carga de Ciudadano 2.0 con la caché desactivada.

Hoy no es el día de hablar de optimización y este post ya se está yendo de largo, pero te quiero comentar, al menos, las claves más allá de lo obvio (imágenes ligeras, etc.) para optimizar bien un blog WordPress con hosting:

  • Vigilar tus plugins: quizás ya hayas leído más de una vez aquello de “no tener más de 10 plugins instalados” (o incluso menos) porque ralentizan WordPress.  Olvídate de leerte, eso es una tontería. Ciudadano 2.0 tiene más de 30 activos y arriba tienes sus tiempos de respuesta. El verdadero problema con los plugins no es ese, el verdadero problema es que los hay con un impacto cero en el rendimiento y otros que te tumban el blog ellos solitos de los recursos que consumen (por estar mal diseñados, errores, etc.). Con el plugin P3 (que viene en el enlace inferior) puedes detectar y eliminar en su caso esos plugins conflictivos. Es muy fácil de usar, ya verás.
  • Usa un plugin de caché: la cosa se suele decidir entre W3 Total Caché y WP Super Caché. Un buen proveedor de hosting para WordPress también debería contar con una página de ayuda dónde te recomiende el más adecuado, junto con una guía de configuración, en cualquier caso hay tutoriales en la red, sólo hay que buscarlo. Aquí tienes un ejemplo.
  • Desactiva WP-Cron: éste es el gran desconocido entre las técnicas de optimización cuando resulta que es esencial cuando empiezas a tener algo de tráfico y supone una mejora muy grande. David Rabáez ha escrito un estupendo post explicando cómo hacer esto.
  • Plantéate un CDN (Content Delivery Network): esto ya es poco para nota porque con las tres medidas anteriores ya irás bastante bien, pero es otra vuelta de tuerca que vas a notar, aunque según el caso se puede hacer un poco complejo de configurar. Se trata de una especie de segunda caché fuera de tu servidor que provee la empresa del CDN y que acelerará la carga de tus páginas aún más. Las empresas más conocidas son Cloudflare, Max CDN y Amazon S3/Cloudfront. Aquí tienes el mejor tutorial en español que he visto hasta la fecha para esto (en este caso para Amazon S3/Cloudfront).

En nuestra página de plugins encontrarás todos los plugins mencionados arriba, junto con una pequeña descripción de su funcionalidad.

5.     Ataques de fuerza bruta

Hace mucha ilusión cuando empiezas a tener cierta visibilidad, pero también se multiplican los problemas. De hecho, se puede decir que en WordPress.org los problemas te empezarán a llegar realmente cuando tengas éxito con tu blog. Mira que es mala leche, ¿verdad?

En mi caso, por ejemplo, ya he pasado, entre otras cosas, por ataques de fuerza bruta (repetidos intentos de entrar como administrador en tu blog) y ataques DoS (tráfico masivo para intentar tumbarte el servidor)…

Las intenciones no siempre son criminales, ni tienes que caerle mal a nadie que se quiera vengar de ti, muchas veces es simplemente una panda de niñatos a los que simplemente les divierte hacer estas cosas para medirse con otros niñatos demostrándoles lo ‘cracks’ que son con informática.

El problema es que cuanta más visibilidad tengas, más papeletas tienes también en convertirte en un blanco para estas cosas. Además, parece que últimamente los blogs WordPress se han puesto de moda como blancos preferidos para este tipo de subnormales. Y si te conviertes en blanco de estos ataques, si no estás adecuadamente protegido, tu blog estará caído un día sí y otro también.

Aquí tienes una serie de medidas para protegerte entre las cuales recomiendo especialmente tres:

  • Una vez más: por favor, elige un hosting decente. En estas situaciones más te vale que tengas un soporte en condiciones, en tiempo real (nada de soporte vía email con respuesta al día siguiente) que te ayude a identificar rápido una situación de ataque y a implementar contramedidas.
  • Cambia el usuario administrador por defecto de WordPress, todo el mundo sabe que es ‘admin’. Así que pónselo un poco más difícil de adivinar a los atacantes y, por favor, esfuérzate un poco con tu contraseña…
  • Una medida muy eficaz es proteger especialmente la página de login (wp-login.php) ya que éste es el blanco por excelencia. Tiene un inconveniente: que al entrar a administrar WordPress te tendrás que autenticar dos veces. Pero con un usuario y contraseña bueno y esta simple medida ya empezarás a estar muy protegido contra estos ataques.  En este enlace se explica cómo implementar esta protección, junto con otras medidas. En cualquier caso es algo que puedes dejar para cuando realmente lo necesites.

Es probable que haya retos que te superen si no te preparas para afrontarlos

Estos cinco problemas de los que he hablado son los más típicos, pero con un poco de mala suerte, alguna vez también tendrás incidencias incluso más complicadas. En mi caso, por ejemplo, acabo de pasar hace unas semanas por una realmente retorcida que parecía un problema clarísimo del hosting (de no tener suficiente máquina) cuando, en realidad, el hosting no tenía nada que ver.

Si no tuviera la base técnica que tengo probablemente habría optado por migrar a un servidor más potente, con toda la inversión en tiempo y económica que eso implica, solo para encontrarme con que todo iba a ser en balde…

Por cierto, si tienes curiosidad de saber de lo qué se trata concretamente, aquí viene el detalle de todo:

 

¿Qué puedes hacer?

Para una persona sin la preparación técnica necesaria hay varias formas de afrontar las complejidades técnicas de una instalación de WordPress.org:

1.    Contratar un servicio de hosting WordPress gestionado

Si optas por un servicio de hosting gestionado, el soporte no se limita al servidor, sino que se extiende a las aplicaciones, en este caso, WordPress. Según el servicio concreto, el paquete de servicio puede ser más o menos completo, desde un soporte y asistencia especializada hasta que te lo hagan todo.

El inconveniente es que lógicamente las mayores prestaciones las pagas. La opción básica de WPEngine, por ejemplo, uno de los servicios más conocidos, cuesta unos 29€/mes y la siguiente ya se va a unos 99€. Por otra parte, otro inconveniente es que muchas veces te imponen ciertas restricciones (plugins que puedes utilizar, versión de WordPress, personalización del código, etc.)

No obstante, es una fórmula interesante que te da una red de seguridad, pero hazte la idea de que te seguirá exigiendo algo de implicación y tiempo puesto que no puedes contar con que ellos los detecten y solucionen proactivamente todo.

2.    Formarte para hacerte cargo tú mismo

La conveniencia de esta opción depende totalmente de tu perfil de conocimientos técnicos.

Si tienes una cierta base técnica en temas como HTML, PHP y cómo funciona un servidor web Apache, te resultará bastante asequible, así que en ese caso, adelante.

Si no tienes esta base, pero te motivan estas cosas técnicas y tienes ganas de aprender, con un poco de voluntad e inversión en tiempo y/o dinero (cursos) te puedes hacer con el 80 o 90% del conocimiento que necesitas en la práctica. Sobre esta base puedes hacerlo casi todo tú mismo, sobre todo, al principio, mientras que tengas poco tráfico. Pero cuando tu blog empiece a tener éxito y los problemas se compliquen, hazte a la idea de que alguna vez probablemente necesites la ayuda de un profesional.

Además, te recomendaría que, al menos, una vez al año contratases un pequeño chequeo del blog, un trabajo de este tipo no debería exceder los 100-200€, puedes detectar cosas que hayas hecho mal en tus intervenciones y te evita muchos problemas futuros.

3.    Contratar a un profesional

Si los temas técnicos no te motivan especialmente y no quieres perder tiempo con ellos, entonces te recomiendo que no pierdas tiempo en Internet enredando con estas cosas y directamente optes por delegar la parte técnica de tu blog en un profesional.

oDesk
Los marketplaces como oDesk cuentan con una enorme oferta de profesionales.

Eso sí, aun así te recomiendo muy encarecidamente que te formes, al menos, en lo básico, para poder entender el trabajo que necesitas encargar y entender también el trabajo que realiza el profesional. Para ello, un curso profesional como los que imparte este mismo blog puede ser una buena fórmula ya que es, de largo, la fórmula que menos tiempo te va a consumir.

En marketplaces de freelancers como oDesk o Elance encontrarás una infinidad de profesionales y con tarifas muy razonables. Otro lugar muy bueno para encontrar este tipo de profesionales también lo son los grupos afines en las redes sociales como este grupo de LinkedIn o esta comunidad de Google+. Pregunta y enseguida recibirás ayuda.

Si aun así no acabas de dar con una opción convincente, envíanos un email a través del formulario de contacto de Ciudadano 2.0 y te remitiremos a profesionales de nuestra confianza.

Concluyendo

Si tienes un buen proyecto de blog que funciona como esperas, seguirá evolucionando constantemente. Especialmente si tienes objetivos profesionales, tarde o temprano querrás usar WordPress.org porque supone acceder a otro nivel de posibilidades en el desarrollo de tu blog.

Pero WordPress.org es una plataforma profesional y tienes que asumirlo para lo bueno y para lo malo. El precio que has de pagar por acceder a su tremendo potencial es una mayor complejidad técnica que sin los conocimientos técnicos necesarios es probable que te supere en más de una ocasión.

Así que crear un blog en WordPress.org implica la necesidad de prepararte para ello si no cuentas con los conocimientos técnicos necesarios. Puedes hacerlo por la vía lenta y costosa en horas de autoformación en la red o por la vía rápida de los cursos profesionales, pero que implica un desembolso económico.

En cualquier caso te recomiendo encarecidamente que no te precipites, si ya tienes un blog en marcha, no debería ser dramático esperar algo más para prepararte bien. Por otra parte, si estás empezando con tu primer blog, una buena idea es arrancar tranquilamente con WordPress.com y centrarte primero en crear contenidos y una base de audiencia. Con el blog en marcha podrás ir viendo poco a poco si te compensa y cuando el salto a WordPress.org.

Lo que te recomiendo especialmente es que no te dejes llevar por la mentalidad tan extendida entre bloggers de no gastarse ni un duro en esto porque resulta contraproducente en extremo, entorpecerá mucho tu proyecto y te hará perder tiempo y dinero. Hay muchas cosas en las que vas a perder 10 horas o más que no dedicarás a tu blog o negocio y que para un profesional que sabe lo que hace serían poco más de 10 minutos de trabajo.

Por otra parte, un blog WordPress.org, una vez bien configurado por una persona cualificada, en mi experiencia, apenas debería da trabajo de mantenimiento, aparte de dar el ok a las actualizaciones. Así que trabajar con un profesional para que realice alguna intervención puntual para solucionar alguna incidencia puntual tampoco debería ser una sangría económica y, a cambio, te curarás en salud, tranquilidad y tiempo para dedicarte a lo tuyo.

Autor invitado: Berto Lopez

Photo credit: http://es.fotolia.com/id/51050818

33 respuestas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

  Acepto la política de privacidad

Cesta de compras