¿Por qué nos cuesta tanto reaccionar?

julio 03, 2013
231 Flares Twitter 122 Facebook 66 Google+ 13 LinkedIn 20 Buffer 10 231 Flares ×

Sabes muy bien lo que tienes que hacer, no tienes ninguna duda de que has de hacerlo, el tiempo corre… pero no lo haces, no encuentras el momento, no consigues reaccionar. Seguramente estás familiarizado con esto ¿verdad? Te pasa a ti, me pasa a mí y le pasa a muchísima gente.

por que no reaccionamosDerechos de la imagen: Fotolia

Puede que sea el hábito de procrastinar o postergar, que consiste en dejar para más tarde lo que puedes hacer en este preciso momento, o puede que vaya más allá de un simple hábito. La cuestión es que, aún sabiendo que tenemos que tomar una decisión y tomar acción, no somos capaces de reaccionar.

Esto ocurre en múltiples ocasiones cotidianas: tienes un examen el viernes y el miércoles todavía no te has puesto a estudiar, has de presentar un informe y sabes que si no te pones a hacerlo irás de culo hasta que lo termines, has de levantarte pronto pero por la mañana eres incapaz de hacerlo (aún sabiendo las consecuencias de levantarte tarde), tienes que solventar un asunto y no das nunca el primer paso. Somos muy conscientes de que hay que reaccionar, que tenemos que hacer algo, porque el problema se queda en un rincón de nuestra mente que nos impide desconectar complemente y centrarnos en otras cosas. Hasta que no se soluciona no estamos tranquilos, pero el problema es que llega un momento en el que somos capaces de convivir con eso en nuestras cabezas y no hacer nada.

Tenemos el “run run” dentro de nosotros que de vez en cuando nos vuelve a recordar que no puede pasar ni un momento más. Es como ver que viene el tren y no apartarte de la vía.

Es curioso porque no es cuestión de falta de motivación. Muchas veces el hecho de imaginarnos victoriosos frente a un problema, momentaneamente es una motivación para decidir afrontarlo, pero dicha motivación dura muy poco, es como un pico en una estadística plana, sube para luego volver a bajar.

Es una cuestión de compromiso. Sin el compromiso, la motivación no sirve de nada. Necesitamos un compromiso con nosotros mismos, con alguien o con una causa en la que apoyarnos para ser fuertes. Todos podemos comernos el mundo, buscar la transformación en nosotros que buscamos, pero sólo con el compromiso necesario lograremos reaccionar y conseguir nuestros objetivos.

Photo credits: http://es.fotolia.com/id/40876538

Suscríbete a mi newsletter

Comparto material exclusivo sólo con mis suscriptores. Apúntate para recibirlo en tu email
Más de 9.000 suscriptores

14 Comments. Leave new

Me gusta mucho tu blog, no acostumbro a seguir blogs, voy pinchando en un enlace u otro, según me interesen los temas, pero con el tuyo ya he cogido la costumbre de seguirlo y me gusta cómo escribes y cómo te explicas. Felicidades!!

Victor Martin
3 julio, 2013 22:01

@Teresa te lo agradezco enormemente, comentarios como el tuyo son vitaminas para este blog ;) Saludos

Hola Víctor,
El tema da para mucho. Personalmente, creo que no procrastinar es uno de los aspectos que más marca la diferencia. Es decir, entre una persona con pocos recursos que afronta una situación enseguida (en términos de acción) y otra con muchos recursos (conocimientos, por ejemplo) que procrastina, la primera casi siempre obtendrá mejores resultados.
Cuando estoy a punto de dejar algo para más tarde, siempre pienso en ello.
Desde mi punto de vista, iniciar las acciones en su justo momento es un pilar básico de la productividad.
Un saludo,

Victor Martin
3 julio, 2013 22:10

@Sergio seguramente sea así. Creo que uno de los primeros pasos para no procrastinar es el hecho de ser conscientes de las consecuencias justo en el momento en el que se presenta la ocasión. Muchas gracias por tu comentario :)

Bitacoras.com
3 julio, 2013 22:14

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Sabes muy bien lo que tienes que hacer, no tienes ninguna duda de que has de hacerlo, el tiempo corre… pero no lo haces, no encuentras el momento, no consigues reaccionar. Seguramente estás familiarizado con esto ¿verdad?……

Jesús Vázquez
3 julio, 2013 22:59

Pues fíjate yo me considero un experto en retrasar las cosas y al mismo tiempo en resolverlas rápido, creo que en mi caso ese es el problema, considero que siempre tengo tiempo para hacerlo y algunas veces te despistas y te pilla el toro.

Eso sí. lo del “run run” lo has clavado y en mi caso es tan tremendo que la mayoría de las veces paso más tiempo con ello que haciendo luego la tarea en si.

Victor Martin
3 julio, 2013 23:01

@Jesús Vázquez a veces trabajamos mucho mejor bajo presión, pero si apuramos mucho es probable a que nos pille el toro como bien dices. Gracias por el comentario

Isabel Mas
4 julio, 2013 8:35

Creo que en mi caso, y supongo que en el de otras personas, detrás de lo que me lleva a procrastinar hay algún tipo de miedo que no siempre tengo claro. Hay que estar atento y darte cuenta de en que momento estás evitando afrontar algo y analizar el porqué. En muchas ocasiones este miedo se disfraza de pereza y justificamos que aplazamos algo pq en aquel momento nos da pereza hacerlo. Por lo que una fórmula que me funciona es tener como norma priorizar lo que da más pereza (dejando espacio también al incumplimiento de la norma :-) ). Saludos!

Hallo Víctor!

En este caso, quizá discrepo “un poco”. Más que “reaccionar”, diría que lo que nos cuesta realmente es “priorizar”. A veces nos dejamos llevar por “lo que más nos apetece hacer” y no por “lo que toca y es necesario hacer”.

De todas formas, totalmente cierto que hemos de sacar la energía “de donde sea” para poder afrontar cualquier reto. Sea del ámbito que sea (personal, profesional, doméstico,…)

Yo, curiosamente, cuando algo me da “mucho palo” pero se que “es lo que toca” aún no sé de dónde saco las fuerzas pero me invento una vocecita interior que me va diciendo que esa “tarea” no está tan mal. Es más, que está superbien hacerla, e imagínate cuando la terminas!!

Un saludo desde Deutschland,

Elisabet*

Victor Martin
4 julio, 2013 17:05

@Elisabet buenas! Wow, yo quiero una de esas vocecitas como la tuya! ;) Jejeje. Es un buen método para ponerse manos a la obra.
Saludos!

ceap.net.ve
6 julio, 2013 4:09

Algunas veces hacemos lo urgente y dejamos para después lo importante para el ultimo minuto.buen post victor

Diego Santos
6 julio, 2013 13:25

Hola Víctor. Yo creo que es cuestión de cómo afrontamos la vida, no de un momento determinado. Hay gente que intenta dejar todo para el último momento sea lo que sea, mientras que otros cogen el toro por los cuernos y están acostumbrados a afrontar los problemas lo antes posible. La constancia y la fuerza de voluntad son fundamentales en mi opinión. Cuanto más tardemos en reaccionar, menos probabilidades de éxito tendremos. Un saludo

Hola Victor,

totalmente de acuerdo. Es necesario el compromiso, la constancia, la responsabilidad, el orden y la planificación. De nada sirve tener buenas ideas si no las ejecutamos, y eso es lo que diferencia a la media de los brillantes.

Yo creo que es la motivación lo que nos hace comprometernos y dar el 120%. Y para ello es necesario que lo que hagamos nos apasione, creamos en ello, y sepamos que estamos creando algo positivo con el tiempo dedicado. Entonces la energía actúa como un motor y el reloj se para.

Un abrazo Victor!

Victor Martin
18 julio, 2013 10:24

@Cristina me ha encantado tu comentario, muchas gracias Cristina ;) Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>