No lo Hagas Perfecto, Sólo lo Mejor que Puedas

junio 28, 2013
365 Flares Twitter 213 Facebook 75 Google+ 28 LinkedIn 29 Buffer 20 365 Flares ×

“Lo importante es trabajar duro y hacer todo lo mejor posible, no perfecto, sólo lo mejor que puedas”. Frase dicha por Tom Cruise -uno de mis actores favoritos y al que admiro muchísimo por su filosofía en el trabajo- en la entrevista que le realizó Pablo Motos para el programa de televisión El Hormiguero, y con la que no puedo estar más de acuerdo.

no lo hagas perfecto, sólo lo mejor que puedasDerechos de la imagen: Fotolia

Muchas veces nos obsesionamos con la perfección, buscando algo que no existe e intentando pulir detalles que casi siempre lo único que hacen es sembrarnos dudas sobre si estamos logrando lo que tenemos intención de lograr.

¿Puedes mejorar el resultado de lo que has hecho? Si la respuesta es positiva, sigue trabajando. Si la respuesta te genera dudas, quizás es que ya has hecho todo lo que podías hacer para que eso estuviese perfecto. A partir de ahí, todo lo que hagas de más probablemente sea una pérdida de tiempo, porque estarás dándole vueltas a algo que tú mismo no puedes mejorar.

Esto le pasa a mucha gente, acaban un trabajo concreto que a su juicio está mejor que bien, está perfecto, lo dejan reposar unas horas, y en una segunda revisión se dan cuenta de que no les convence. ¿No estaba perfecto? Hacen una tercera revisión. Ahora está bien. Tras un segundo reposo vuelven a revisarlo y tienen dudas ¿Quizá antes ya estaba bien? Esto se convierte en bucle infinito que sólo lo rompe el cansancio.

Pero ¿cómo evitar todo esto? Al final nos vemos envueltos en una rutina diabólica que nos impide avanzar buscando la perfección, gastando fuerzas y tiempo en lo que no podemos mejorar -aunque eso no lo sepamos.

Muchas veces pensamos que la perfección es lo que marca la diferencia entre el éxito y lo común, cosa que nos genera una gran presión y marca un listón muy alto, pero no nos dejemos engañar porque esto no es así. Lo que hace que tengamos éxito es el trabajo duro, constante, intentando hacer las cosas a nuestro mejor nivel y sin perder el foco. A partir de ahí las puertas del éxito se pueden abrir para cualquiera.

Así que recuerda siempre que te encuentres en una situación similar: no lo he de hacer perfecto, sólo lo mejor que pueda.

Y tú ¿te sientes identificado con el perfil perfeccionista que busca en todo momento el resultado inmejorable?

Photo credit: http://es.fotolia.com/id/52161957

15 Comments. Leave new

Bitacoras.com
28 junio, 2013 22:12

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: “Lo importante es trabajar duro y hacer todo lo mejor posible, no perfecto, sólo lo mejor que puedas”. Frase dicha por Tom Cruise -uno de mis actores favoritos y al que admiro muchísimo por su filosofía en el trabajo- ……

Sergio Sala
29 junio, 2013 4:25

Siempre he dicho: es mejor hecho que perfecto.

No existe la perfección, porque es muy subjetiva. Si te aferras a ella, tal vez nunca la encuentres. Es mejor comenzar con algo aceptable e ir mejorando en el proceso, pero siempre, siempre, comenzar.

Hola Víctor,
Qué gusto leer un artículo sobre la exigencia. Yo soy de las que tienden al perfeccionismo pero puedo decir que, aunque la tendencia está, me he “rehabilitado” :)
Algo que a mí me ha resultado muy poderoso es pensar: “lo hago lo mejor que puedo con los conocimientos y herramientas que tengo AHORA, no mañana cuando haya leído o repasado más el tema”.
Tenemos un yo ideal flotando por ahí, alrededor de nuestra cabeza, y lo que queremos es parecernos a él, llegar a ser él. Falta que nosostros mismos nos validemos tal y como somos; es algo en lo que insisto en mi trabajo.
Me gusta que intercales artículos más técnicos con otros como este, más psicológicos, porque de tanto en tanto sirven de empujoncito para seguir adelante.
Un abrazo
Cris

Y es que a veces, en busca de la tan anhelada perfección, optamos por la “cómoda” postura de no hacer nada. Y eso debería ser pecado mortal.

Seguro que si salir de la zona de confort estuviera premiado, saldrían de ella muchos más a por su zona mágica.

Como decía un gran jefe mío: “prefiero que hagáis algo y que salga mal a que no hagáis absolutamente nada”.

Lo importante es eso, ponerle pasión y trabajo sin obsesionarse en extremo en si lo podemos volver a retocar. Lo importante es lanzarlo! Y si fallamos, lo mejor es que, como poco, aprendemos, que ya es mucho. Luego, como leí en una anterior ocasión, podemos tropezar otra vez “con la misma piedra”, pero si lo hacemos una tercera ya será nuestra decisión.

A salir de la “silla cómoda” con pasión! :-)

Un saludo desde Deutschland

Elisabet*
@cronicgermanic

Hola!
Siempre digo que hay que buscar la excelencia, no la perfección. A mi juicio se trata de buscar un equilibrio entre calidad y rapidez de ejecución; considero que ambas cosas son importantes.
Felicidades por el blog!

Victor Martin
29 junio, 2013 22:31

@Cristina te lo agradezco. Lo cierto es que este tipo de artículos me ayudan a reflexionar a mí mismo y espero que os ayude también a vosotros.
Un abrazo

Victor Martin
29 junio, 2013 22:33

@Sergio buen apunte y gracias por el comentario ;)

Victor Martin
29 junio, 2013 22:34

@Elisabet cuánta razón tienes! Me quedo con lo de la silla cómoda para utilizarlo más adelante ;) Buen finde

Rafael Hernamperez
1 julio, 2013 13:58

La perfección es enemigo de lo bueno, pues limita las posibilidades que puede llegar a tener algo.

Buena reflexión, Víctor.

Isabel Mas
1 julio, 2013 19:01

Gracias por el post Víctor. Ser perfeccionista no ayuda a hacer las cosas mejor, al revés, reduce la productividad en un grado considerable. Lo sabemos muy bien los que lo somos y que intentamos “rehabilitarnos” (tal y como dice Cristina en u comentario más arriba). A mi me sirve una frase de G.K. Chestesrton que tengo apuntada por ahí que dice “Anything worth doing, is worth doing badly”. También me ayuda mucho la teoría del 80/20 (principio de Pareto) aplicada a la gestión del tiempo que vendría a ser que con el 20% de dedicación obtenemos el 80% de resultados. Saludos!

Victor Martin
1 julio, 2013 21:09

@Isabel Mas qué bueno, porque justo hoy hablando con una amiga le he comentado la ley de Pareto aplicada a la gestión del tiempo. Muy buen apunte ;)
Un saludo

Gerardo Hernández Arias
2 julio, 2013 5:33

Hola Víctor,

Excelente reflexión, creo que siempre hay esforzarse por hacer lo mejor posible en todas las tareas o actividades a nuestro cargo, hasta donde la fuerza, conocimiento y capacidad nos alcance, pero siempre dando lo mejor de uno mismo.

Saludos y un gran abrazo.

Sin duda la perfección no existe, cada día se intenta mejorar aun que el tiempo es un factor muy importante en esta época tan contemporánea que vivimos. Échale un vistazo a mi blog y la ultima entrada que hace referencia a ti y a tu libro.

Muy de acuerdo con la frase y también con Tom Cruise como actor favorito.
Quizás si hay que hacer tantas revisiones de un trabajo ya realizado es porque lo hemos hecho con una mala planificación no?. Muchas veces nos lanzamos a hacer cosas guiados por el instinto o la ilusión, lo cuál es genial, pero quizás con una buena planificación de como lo vamos a hacer nos evitaremos perder el tiempo, dolores de cabeza y nos sentiremos más satisfechos.
Desde mi punto de vista obsesionarse por conseguir la perfección es un estado de insatisfacción permanente.
Un abrazo

Meritxell Castells
9 enero, 2014 12:30

Un enfoque muy Humano Víctor, pues lo importante es trabajar con nuestros recursos, los que sean pero al 100%. Quiero aportar algo… Una piedra quería ser perfecta, llegó a diamante y allí se quedó, pues su cristalización impidió que una planta (reino de la naturaleza superior al mineral) pudiera romperla, absorberla y que formara parte de ella para así trascender de reino. Para mí la perfección es lo que he comentado al inicio, de los recursos que tienes, ponlos todos. Está en nuestra intención y voluntad, pues alimenta al desarrollo constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>